SEGÚN ENCUESTA DE FENALCO

79% DE LOS COLOMBIANOS CREE QUE EL DINERO NO COMPRA LA FELICIDAD

- 33% afirma no necesitar nada más para ser feliz.

- En el Día Internacional de la Felicidad FENALCO pregunta la posición de los colombianos frente a este tema.

A propósito del Día Internacional de la Felicidad promovido por la ONU, celebrado el pasado 20 de marzo y en medio del fervor electoral que se vive en Colombia; FENALCO realizó una encuesta para recoger la opinión de los colombianos acerca de lo que los hace más felices.

Deacuerdo con los resultados,el 79% de los colombianos cree que el dinero no compra la felicidad; un 45% que no todo tiempo pasado fue mejor y un 84% que no necesariamente los jóvenes son más felices que los mayores.

La encuesta, que está hecha virtualmente a nivel nacional e incluida dentro de un especial de Bitácora Económica sobre la felicidad, revela también que en este momento lo que hace más felices a los colombianos es la familia, mencionada por el 52% de los encuestados. Para un 24% la felicidad la encuentra disfrutando del tiempo libre; un 12% dice que el amor lo hace feliz; un 6% de los encuestados se contenta con tener buenos amigos; un 4% con disfrutar del dinero y un 2% con ser profesional.

Según la encuesta, al 26% de los encuestados solo le hace falta más dinero para completar su felicidad; un 18% cree que lo que le hace falta es encontrar el amor; un 13% cree que tiene todo para ser feliz menos un mejor trabajo y un 10% piensa que solo falta mejorar sus relaciones familiares. Sin embargo, un dato que resulta muy positivo es que el 33% de los colombianos afirma no necesitar nada más para ser muy feliz.

A propósito del dinero y el empleo para ser feliz, la encuesta revela que para un 30% de los colombianos la situación económica, comparada con la de hace 5 años ha mejorado notoriamente; para un 33% ha mejorado un poco y para un 22% ha empeorado mucho o un poco.

En cuanto al ocio y recreación la mayoría de colombianos (62%) piensa que ha sido muy poco el tiempo que le ha dedicado a los amigos.

Lea la edición especial de la Bitácora Económica aquí